Archivo de la etiqueta: Capitalismo de Estado

2. Estado y Partido en la Rusia estalinista

 

La naturaleza de un Estado obrero según Marx y Engels

Marx y Engels emplearon el término “dictadura del proletariado”, de resonancias terribles y objeto de grandes malentendidos, para referirse, no a la forma, sino al contenido del Estado que reemplazaría el Estado capitalista, es decir, para definir a la clase dirigente. En este contexto, para ellos dictadura significaba simplemente el dominio de una clase. La ciudad-estado de Atenas, el imperio romano, el imperio napoleónico, el sistema parlamentario en Gran Bretaña, la Alemania de Bismarck y la Comuna de París eran todas dictaduras, pues en todas ellas, una o varias clases se encontraban sujetas al dominio de otra clase. En los escritos de Marx y Engels se concebía la dictadura del proletariado en la forma de una democracia muy amplia. Por ejemplo, el Manifiesto Comunista establece: “el primer paso de la revolución obrera es la elevación del proletariado a clase dominante, la conquista de la democracia”.1 Cuarenta años más tarde, Engels escribió: “Está absolutamente fuera de duda que nuestro partido y la clase obrera sólo pueden llegar al poder bajo la forma de la república democrática. Esta última es incluso la forma específica de la dictadura del proletariado, como lo ha mostrado ya la Gran Revolución francesa”.2 Seguir leyendo 2. Estado y Partido en la Rusia estalinista

3. La economía del Estado obrero

Antes de trazar los rasgos fundamentales de la economía de un Estado obrero, es preciso hacer referencia a una cuestión de primera importancia. Marx y Engels supusieron que la revolución empezaría en los países desarrollados; por eso, dieron por sentado que la nueva sociedad, desde sus comienzos, gozaría de un nivel de desarrollo tanto material como cultural mucho más avanzado que los países capitalistas más avanzados. Todo pronóstico, sin embargo, es provisional y la historia no se desarrolló exactamente como Marx y Engels habían previsto. Fue en Rusia, uno de los países capitalistas más atrasados, donde la revolución estalló y los trabajadores tomaron el poder, mientras que las revoluciones que siguieron en los países más avanzados fracasaron. Seguir leyendo 3. La economía del Estado obrero

4. La herencia material de la sociedad anterior a Octubre

En la introducción a su Critica de la Economía Política, Marx formula en términos concisos las principales conclusiones del materialismo histórico:

“Ningún orden social desaparece antes de que se hayan desarrollado todas las fuerzas productivas que caben en él; tampoco aparecen nuevas y superiores relaciones de producción antes de que maduren en el seno de la vieja sociedad las condiciones materiales para su existencia.”

Los mencheviques citaban esta frase de Marx como prueba que el capitalismo en Rusia no había madurado lo suficiente para permitir la revolución socialista y de que tenía garantizado un largo futuro antes de llegar a ese estadio. Esta conclusión, tan sencilla en apariencia, hace caso omiso, sin embargo, a toda una serie de factores que determinan, limitan o aumentan las posibilidades de desarrollo de las fuerzas productivas. Seguir leyendo 4. La herencia material de la sociedad anterior a Octubre

5. Los rasgos del capitalismo de Estado y del Estado obrero: semejanzas y diferencias

A ninguno de los teóricos marxistas le cabía la menor duda de que, aunque la concentración del capital llegara a tal extremo que un solo capitalista, un colectivo de capitalistas o el Estado concentrara en sus manos el conjunto del capital nacional, mientras existiera competencia en el mercado mundial, semejante economía seguiría siendo una economía capitalista. Al mismo tiempo, todos los teóricos subrayaban el hecho de que mucho antes de que la concentración de capital llegara a tal extremo, o bien el antagonismo entre burguesía y clase trabajadora desembocaría en una revolución socialista triunfante, o bien los antagonismos entre los Estados capitalistas les llevarían a una guerra imperialista tan destructiva que la sociedad entera quedaría destruida. Seguir leyendo 5. Los rasgos del capitalismo de Estado y del Estado obrero: semejanzas y diferencias

6. Consideraciones sobre la sociedad, la economía y la política estalinistas

 

La burocracia estalinista es una clase

Un examen de las definiciones de clase social dadas por diferentes teóricos marxistas mostrará que, según todos ellos, la burocracia estalinista debe considerarse una clase social. Según Lenin, por ejemplo:

“Las clases son grandes grupos de hombres que se diferencian entre sí por el lugar que ocupan en un sistema de producción social históricamente determinado, por las relaciones en que se encuentran con respecto a los medios de producción (relaciones que en su mayor parte [no siempre] las leyes refrendan y formalizan), por el papel que desempeñan en la organización social del trabajo, y, consiguientemente, por el modo de percibir y la proporción en que perciben la parte de la riqueza social de que disponen. Las clases son grupos humanos, uno de los cuales puede apropiarse el trabajo de otro por ocupar puestos diferentes en un régimen determinado de economía social.”1 Seguir leyendo 6. Consideraciones sobre la sociedad, la economía y la política estalinistas

7. La economía rusa y la ley marxista del valor y la teoría de la crisis capitalista (el determinismo económico en el régimen estalinista)

Introducción

Según Marx y Engels la ley fundamental del capitalismo, diferente de todos los demás sistemas económicos, la ley de la que fluyen todas las demás leyes del capitalismo, es la ley del valor: “en la forma de valor de los productos se contiene ya, en germen, toda la forma capitalista de producción, el antagonismo entre capitalistas y obreros asalariados, el ejército industrial de reserva, las crisis”.1 De ahí que la ley del valor sea el fundamento de la economía política marxista. Seguir leyendo 7. La economía rusa y la ley marxista del valor y la teoría de la crisis capitalista (el determinismo económico en el régimen estalinista)

8. La expansión imperialista de Rusia

Existieron imperios antes de la etapa monopolista del capitalismo, e incluso antes que el propio capitalismo. Sin embargo, el imperialismo de cada época es diferente en cuanto a sus motivos y resultados, por lo que el empleo de una palabra, imperialismo, para describir los diferentes fenómenos es susceptible de producir más confusión que claridad. Lenin empleaba el término para referirse a la etapa más avanzada del capitalismo, el capitalismo en declive, cuando la revolución proletaria está en el orden del día. Pero incluso los imperios de este período tienen características muy diversas. En su artículo “¿Qué es el imperialismo?” Zinóviev escribe:

“Al hacerlo [definir lo que en realidad es el imperialismo moderno], no debemos olvidar que existen varios tipos de imperialismo, que el británico difiere del alemán, etc. Existe un imperialismo europeo, un imperialismo asiático y uno americano; hay un imperialismo blanco y otro amarillo. El imperialismo japonés no se parece en nada al francés; el imperialismo ruso tiene un carácter único, por ser un imperialismo atrasado (ya ni siquiera se le puede seguir llamando asiático), que se desarrolla sobre la base de un atraso extraordinario.”1 Seguir leyendo 8. La expansión imperialista de Rusia

9. La lucha de clases en Rusia

 

Es erróneo hablar de una época estalinista

El ascenso de la burocracia al status de clase dirigente expresa el hecho de que la misión histórica de la burocracia estalinista, establecer el capitalismo en Rusia, ha sido ya agotada a nivel internacional, pero aún no en el marco nacional. Al mismo tiempo la burocracia, al basarse en la planificación ¾un elemento de la “invasión de la sociedad socialista” que aprovecha para su misión capitalista de acumular capital¾, cubre en unas pocas décadas el camino histórico que a la burguesía occidental le costó alrededor de doscientos años recorrer. Basándose en elementos de la sociedad futura para fortalecer relaciones del pasado, la burocracia subvierte rápidamente esas mismas relaciones y, al hacerlo, prepara una nueva versión de la revolución proletaria sobre una base histórica mucho más fuerte que la de 1917. Seguir leyendo 9. La lucha de clases en Rusia

Posdata: De Stalin a Gorbachev

Chris Harman, 1988.

La primera edición de este libro1 apareció cuando el estalinismo estaba en su punto álgido: después de la ocupación rusa de Europa Oriental y antes de la escisión entre Tito y Stalin.

En marzo 1953 murió Stalin y en unos pocos meses se hicieron visibles enormes grietas en el edificio que había construido. Sus antiguos lugartenientes pronto empezaron a disputar entre sí violentamente. Al principio parecía que Malenkov heredaría el poder de Stalin, con el apoyo del conocido jefe de policía Beria. Pero Beria fue ajusticiado repentinamente y Jruschov desplazó a Malenkov de su posición dominante en la dirección. Seguir leyendo Posdata: De Stalin a Gorbachev